El bebé volador

Actualizado: 24 de ene de 2019

Había una vez un bebé muy bonito, era tan bonito como su sueño. Quería ser una abeja: una muy rápida, pero primero tenía que cumplir lo primero: poder volar. Lo que siempre hacía era salirse de su cuna y aventarse al suelo, como su mamá siempre lo veía intentarlo le compró un disfraz de pájaro, pero cuando lo vio, su bebé empezó a llorar y su mamá pensó: “¿Qué es lo que le está pasando? ya le compre su disfraz, el de un ave voladora. ¿Qué le pudo haber pasado?”.

Después le compró un disfraz de libélula pero lloró mucho más fuerte. La mamá lo llevó al psicólogo de bebés y él dijo quería ser una abeja: una abeja grande y rápida.


El psicólogo le dijo qué hay sueños imposibles de cumplir y el bebé le dio la contestación más correcta:

-Nada es imposible.

-Tienes toda la razón, discúlpame. Eres un bebé muy sabio.


El bebé nunca dejó de soñar y seguía saltando de su cuna hasta que un día le salieron alas y pudo salir de su cuna sin tener que llorar. Su mamá seguía sin enterarse de que no estaba, hasta que llegó a su cama.

-¿Qué haces aquí?

El bebé le contestó:

-Cumpliendo mis sueños.


La mamá estaba muy orgullosa hasta que el bebé, sin quere, la picó y fue una trágica historia porque su bebé murió cuando ella lo apoyaba a cumplir su sueño. Murió en sus brazos.



Ariela Shwartz

Tercero bachillerato

"Me gustan los deportes jajaja no me conoces"

  • Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon