LA OPORTUNIDAD DEL BAIT PATUAJ EN PRIMARIA

Llegó el día en el que escuché por primera vez la palabra “Bait Patuaj”, como mamá primeriza de un hijo que entro a 1ero de primaria. Al principio no entendí lo que significaba, pero poco a poco me fui enterando del significado e importancia de la actividad. Me emocioné mucho y me propuse como la mamá encargada del grupo, además, invite a las hermanas de Aline, la mejor amiga de Mark, ellas son también las amigas de mi hija chiquita Liat, de kínder grande.  

Con muchas ideas en mi cabeza, decidí hacer una actividad que les enseñará a reconocer sus sentimientos y emociones por medio de una meditación y técnicas de mindfulness. Para finalizar, pintaron mariposas de cerámica para la campaña del Kadimatón 2017 y dibujaron mandalas de Janucá.  

Meditar es enfocar la atención en algo concreto, un objeto, la propia consciencia, el cuerpo y/o nuestros pensamientos. Cuando me preguntaron los niños cuál era la actividad sorpresa y les dije que íbamos a meditar, sus caritas de emoción y confusión me llenaron de entusiasmo, en ese momento cada uno escogió su cojín y su piedra para la actividad. 

Seguro algunos papás, al leer este artículo, se preguntarán ¿se puede meditar con niños tan pequeños? ¿Les sirve de algo? ¿Cómo se hace? A veces somos los adultos quienes nos ponemos las limitaciones. Los niños son como “esponjas”, absorben el conocimiento y lo internalizan por medio de la enseñanza y la practica vivencial. Para ellos la experiencia de meditar fue sentarse, cerrar los ojos por unos momentos, respirar y sentir el latido de su corazón, así como acostarse con su piedra en el abdomen para poder observar cómo sube y baja con la respiración.  

La cereza del pastel fue cuando mi hija Liat, de 4 años, les enseñó una técnica de minfulness que ella usa para tranquilizarse en momentos de enojo, todos escuchaban con atención las palabras de la pequeña “morá” que les explicó por medio de una botella de agua con diamantina. Los niños entendieron que “La botella de la calma” tiene diamantina que al agitarla se mueve muy rápido como nuestros pensamientos y emociones cuando estamos enojados o fuera de control y que al dejarla quieta, el agua se va calmando, así como nosotros por medio de respiraciones para tranquilizar la mente. Es una técnica que ayuda a los niños a dejar de prestarle más atención a su enfado y pensamientos negativos, y les ayuda a tener más control de sus emociones por medio de otro camino más tranquilo. Cada uno tuvo la oportunidad de hacerlo y poder así tener la práctica. 

La actividad finalizó dibujando mandalas de la festividad de Janucá y enseñando a los niños a donar por medio del arte, pintando mariposas para apoyar a la campaña del “Kadimaton 2017”. 

Para mí, escuchar a tu “corazón” es el motor para lograr lo que quieres en la vida. La meditación me dio ese regalo de poderme conectar a través de mi corazón con mi ser y mi alma, es por eso que quería darles ese regalo a los niños. Al final me di cuenta que fui yo quien recibió más satisfacción. La vida me dio la oportunidad de poder estar en ese momento y estoy muy agradecida por ello. Gracias familia Tarbut por hacer este tipo de actividades y así ver crecer a nuestros hijos. 

“No importa lo que hagas en la vida, hazlo con todo tu corazón”  

Confucio 

Galit Margolis 

Mamá anfitriona de Bait Patuaj 

1° de Primaria 

  • Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon